Carta del Director

 
Carta del Director
Cada persona es única e irrepetible, y la vida -¡al menos, por lo que está demostrado!- transcurre sólo una vez. Además, las capacidades que uno posee no sólo están determinadas por sus genes, sino que varían en función del grado de estimulación que se proporciona al niño y del esfuerzo personal posterior.
El proceso educativo tiene, pues, una importancia fundamental, y de ello se deriva una tremenda responsabilidad para el profesorado y los centros. En nuestro Colegio aspiramos a colaborar con los padres, educadores primarios, mediante la atención más cuidadosa, completa y personalizada que somos capaces de ofrecer.
En el cambiante mundo actual los futuros adultos necesitan tener una sólida base intelectual, ética y física; buscar información, seleccionarla, analizarla y, a partir de ahí, generar nuevo conocimiento; colaborar y construir de modo solidario; ser conscientes de la responsabilidad de cada ser humano hacia el conjunto de la sociedad; disfrutar justa y equilibradamente las oportunidades; y, en suma, poseer las herramientas fundamentales que les permitan desarrollarse con felicidad de un modo satisfactorio y completo.
La atención personalizada requiere, primariamente, un entorno humano de confianza, estímulo y afecto. Nuestro Colegio, que cuenta ya muchas generaciones de alumnos y colaboradores, desea que los niños se sientan en su propia casa: cuidamos de modo especial el afecto que es condición esencial de la labor educativa fructífera – según siempre han sabido los maestros excepcionales y recientemente ha probado la neurología. El cariño de tantos antiguos alumnos es el mejor testimonio de ello.
Por supuesto los aprendizajes son fundamentales: nuestro Centro pone máximo empeño en que cada alumno desarrolle intensamente sus capacidades, dentro de una trayectoria de innovación pedagógica, constantes progreso e inversión y abordaje de nuevos retos. En este ámbito la atención personalizada incluye numerosos y variados mecanismos de refuerzo individuales y colectivos, así como actividades extraescolares para dar respuesta a otros intereses personales.
Por otra parte la inteligencia emocional, las relaciones interpersonales y la apertura al exterior se fomentan cuidadosamente. El sistema de tutorías, los servicios psicopedagógicos y las iniciativas de cooperación internacional han adquirido una importancia siempre creciente en el Colegio. La colaboración de docentes de numerosas nacionalidades facilita el aprendizaje de los idiomas y el conocimiento de otras realidades, algo crucial para hoy y el mañana.
El mundo en general, y España, Andalucía, Sevilla en particular, necesitan personas íntegras que sean profesionales capaces. Desde el Colegio de San Francisco de Paula la atención afectuosa a cada alumno, el estímulo variado, los recursos pedagógicos y el desarrollo profesional del equipo humano pretenden ser una contribución a que la sociedad del futuro sea más justa, sabia y feliz que el pasado.

Próxima cita

  • 25/12/2016 Natividad del señor

  • 01/01/1970 

<
>
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31