Atención a la diversidad

 
Aproximadamente un 10% de los alumnos de nuestro Colegio presenta necesidades específicas de apoyo educativo. Es decir, son alumnos cuyas características de aprendizaje en determinadas áreas requieren una serie de ayudas, recursos y medidas pedagógicas específicas. En aproximadamente la mitad de los casos, estas necesidades educativas especiales están ligadas a la sobredotación o altas capacidades y la otra mitad a déficit de atención e hiperactividad, dificultades de aprendizaje y otros trastornos neurobiológicos o físicos. Para ambos segmentos, el centro cuenta con un plan de atención a la diversidad, que, según los casos, contempla medidas de refuerzo, enriquecimiento, agrupamiento en aulas, adaptaciones curriculares, adaptaciones metodológicas, etc.
 
Alumnos de altas capacidades
Para los alumnos de altas capacidades, el Colegio contempla diferentes alternativas:
En el primer nivel de intervención se sitúan las llamadas medidas de agrupamiento flexible: se trata de agrupar a los alumnos que tienen mayor dominio en un área concreta para que trabajen juntos. Nuestro Colegio lo aplica en actividades específicas creadas para alumnos con estas características. Así, por ejemplo, en Primer y Segundo Ciclos de Primaria, se forman grupos de alto rendimiento en español y en inglés para niños con altas capacidades en esas áreas. 
Las medidas relacionadas con el refuerzo educativo ordinario se sitúan en el segundo escalón de intervención. A pesar de lo que habitualmente se cree, los alumnos de altas capacidades, aunque destaquen en una o varias áreas, también pueden presentar lagunas en otras. Como particularidad en nuestro Centro, y de 1º a 4º, una vez al mes, el Profesor de refuerzo trabaja de forma específica con los alumnos de altas capacidades intelectuales con el objetivo de valorar la evolución mensual de cada uno, reportando directamente al Servicio de Orientación. 
Las medidas más habituales son las llamadas de “enriquecimiento”, a través de las cuales se le amplían al alumno los contenidos de su grupo de referencia, siempre después de haber verificado que los domina. 
Primero se empieza por un enriquecimiento horizontal, añadiendo parcelas dentro del mismo tema. Así por ejemplo a un alumno de Segundo de Primaria que domina la multiplicación por una cifra, se le pide que aplique este conocimiento en problemas de lógica, cuya resolución exige realizar esta operación. 
Tras el enriquecimiento horizontal, puede aplicarse el vertical, que consiste en la profundización dentro un mismo contenido. En el mencionado ejemplo del alumno de Segundo que domina muy bien la multiplicación de una cifra, significaría la introducción en la multiplicación por dos cifras. 
Además, en nuestro centro, las medidas de enriquecimiento se desarrollan tanto dentro como fuera del aula, con actividades académicas, complementarias y extralectivas. 
El siguiente nivel de intervención viene representado por las flexibilizaciones curriculares, que consisten en pasar al alumno al curso siguiente en las horas de las asignaturas cuyo contenido domina. Nuestro centro no es especialmente partidario de este tipo de actuación, que desarraiga al alumno de su grupo. Además, las medidas de enriquecimiento y el intenso contenido curricular de nuestra programación académica suelen hacerla innecesaria. No obstante, este tipo de actuación sí se realiza en caso de que se evidencie una diferencia muy marcada en los contenidos de una asignatura con respecto a los compañeros del mismo nivel y de que quede asegurada la integración del alumno en su grupo de origen y en el grupo del curso superior. 
El siguiente y último escalón de intervención viene dado por las aceleraciones. Estas consisten en que el alumno asiste a todas las clases del curso siguiente al que le corresponde, con el objetivo de que sus inquietudes y desarrollo cognitivo se aproximen más a su capacidad. En el Colegio se han desarrollado hasta el momento dos aceleraciones, en ambos casos de forma exitosa. 
El despliegue y seguimiento de estas actuaciones se desarrolla bajo la coordinación y supervisión del Servicio de Orientación, la Vicedirección de Estudios y la de Alumnos. 
El procedimiento se pone en marcha cuando el Servicio de Orientación analiza el informe de sobredotación que llega a través del tutor e indica a los departamentos sugerencias de enriquecimiento para el alumno, que son valoradas conjuntamente por el Profesor titular de la asignatura y el responsable del Servicio de Orientación y aplicadas en las actividades de clase. 
 
Alumnos con dificultades en el aprendizaje
La preocupación del Colegio por ofrecer una atención individualizada se desarrolla con igual intensidad en los alumnos con dificultades en el aprendizaje, habitualmente vinculadas a problemas diagnosticados de hiperactividad, déficit de atención, problemas físicos, y que presentan dificultades y retrasos en determinadas habilidades cognitivas y/o áreas del aprendizaje, más allá de las ligadas a la asimilación de conocimientos de las diferentes asignaturas. 
En primer lugar se utiliza el refuerzo ordinario. Este se realiza en los dos primeros ciclos de Primaria en el horario escolar habitual del alumno, simultáneamente a la impartición de la asignatura correspondiente. A veces es impartido por el Profesor de refuerzo, fuera del aula habitual, y a veces es impartido por el Profesor titular, dentro del aula, mientras que son los alumnos que no necesitan el refuerzo los que salen de clase para trabajar otras habilidades. A partir del tercer ciclo de Primaria, el refuerzo se realiza fuera del horario escolar, pero habitualmente en el descanso entre la jornada de mañana y tarde, con el objetivo de no inferir en el seguimiento y ritmo de las clases, sin tampoco alargar la estancia del alumno en el Centro. La efectividad del refuerzo es medida mensualmente en los Departamentos académicos y acreditada en las Juntas de Evaluación de cada trimestre, donde los Profesores revisan y deciden las necesidades de refuerzo de cada alumno. 
Junto a este refuerzo ordinario, previsto para todos los alumnos del Centro, existe además un sistema de refuerzo extraordinario al que puedan acudir los alumnos con dificultades específicas en Educación Primaria y ESO. Estos estudiantes, fuera del horario escolar, realizan actividades programadas por el Servicio de Orientación para reforzar las capacidades en las que tienen mayores dificultades. Se trata de una ayuda especializada para alumnos a los que se les han detectado déficits en determinadas habilidades cognitivas y/o áreas del aprendizaje, como pueden ser la atención, memoria, lectoescritura o cálculo. 
A veces todo ello no es suficiente, y en alumnos con necesidades especiales por problemas de tipo psicológico o físico, es preciso realizar adaptaciones metodológicas. En este caso, el procedimiento de actuación comienza con el diseño por parte del Servicio de Orientación de un documento con recomendaciones y orientaciones generales para que los Profesores y Tutores comprendan mejor cómo es el alumno al que están impartiendo formación y cómo tratarlo para que se sienta a gusto y pueda dar lo mejor de sí mismo: orientaciones relacionadas con el tipo de relaciones personales que entabla, qué juegos y actividades les gusta más, cómo reaccionar ante sus enfados o frustraciones, cómo responde en situaciones de grupo o individuales, etc. Se trata en suma un perfil psicológico lo más definido posible del alumno para que el tutor y los docentes que lo tratan lo tengan presente en todo momento. A continuación, el documento incluye una serie de recomendaciones muy concretas en la forma de dirigirse al alumno y relacionarse con él, que pueden ir desde indicaciones sobre la forma de realizar o presentarle los exámenes, hasta el modo de organizarles las tareas o las fecha de entrega de los trabajos, y siempre sin afectar al contenido curricular de las materias.

Próxima cita

  • 06/12/2016 Día de la Constitución Española

  • 08/12/2016 Día de la Inmaculada

<
>
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31